7 errores al decorar las habitaciones de bebés

7 errores al decorar las habitaciones de bebés

Las habitaciones de bebés deben ser lugares placenteros, atractivos, pero sobre todo, confortables, cómodos y seguros para esa personita tan especial.

Los colores deben ser suaves y ligeros, combinados con temas de decoración inspirados en la naturaleza, que denoten alegría y felicidad, lo que crea un entorno relajante para el bebé que pueda llevar a calmar incluso su estado de ánimo.

Al momento de decorar un cuarto para bebés hay que tener presente que las ideas deben ser interesantes, seguras y funcionales.

Muchos padres cometen errores cuando toman decisiones de cómo decorar las habitaciones de sus bebés. Basados en recomendaciones de expertos, acá les indicaremos cuáles son los más frecuentes para que los eviten:

1. Recargar la habitación.

Una de las ideas más inteligentes es trabajar con un tema de base y en función de eso, saber cómo acentuarlo: Una pared, una mesita de noche, a través de stickers o pegantinas o de móviles incorporados a la cuna, decoraciones sutiles del techo.

Recargar la habitación puede ser estresante para el niño, así que no incorpores muchos elementos lúdicos porque puedes crear el efecto contrario de relajación.

Además, el paso de la habitación debe ser lo más fluido posible porque cuando el bebé comienza a dormir solo en su cuarto -ya sea la noche completa o en pequeñas siestas- los padres deben tener fácil acceso a él ante cualquier imprevisto.

2.Usar decoraciones muy comerciales o un tema muy específico.

La identidad del niño es algo que se debe afianzar desde sus primeros meses de vida y qué mejor para lograr ese propósito que utilizar un concepto base y diseñar un tema personalizado y único.

Se creativo y adapta cada elemento que resulte muy comercial. Pon a volar su imaginación. Utiliza alguna pared como un punto de acento que puedas ir renovando a medida que pase el tiempo y con muebles genéricos que se adapten a cualquier cambio.

3.Incorporar objetos que se quiebren.

Aunque el niño aún no camina, habrá áreas del cuarto de tu bebé a las que mamá o papá deben acceder durante su cuidado (la cuna, mesa cambiador, etc).

La posibilidad de que haya un elemento decorativo dentro de la habitación que eventualmente pueda partirse y poner en riesgo al bebé debe evitarse por completo.

Cuidado también con las lámparas que se utilizan: si son tipo ventilador o tienen muchas hojas o colgantes, pueden ser peligrosas en caso de temblores.

habitaciones de bebés

 4. Colocar objetos diseñados para niños mayores o adultos.

Aunque la idea es que la decoración sea tan flexible que pueda ir creciendo con el bebé, no tiene sentido desde el primer mes comprar un carro de carreras, por ejemplo, y atravesarlo en medio del cuarto del bebé.

Un objeto multiuso para todas las edades, como una cómoda silla para que mamá amamante o papá descanse mientras cuida del pequeño es una de las pocas opciones que en este sentido, son recomendables.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER: ¿Por qué usar una cama Montessori para niños?

5. Escoger una habitación muy pequeña para el bebé.

Si dentro de las posibilidades de la pareja está la de destinarle un cuarto amplio a su bebé, no hay por qué limitarse.

Lo ideal es que dentro de ese cuarto pueda caber perfectamente, como mínimo, una cuna con sus gaveteros, el espacio de la mesa cambiadora, un dispensador de pañales, portatoallas, alguna repisa en la que se puedan colocar los artículos de su uso frecuente (toallitas, teteros en uso, paños, medicinas, termómetros, entre otros) silla para mecer al bebé después de cierta edad, gimnasios infantiles para etapas más avanzadas y alguna silla de descanso para los padres.

6. Hacer cambios drásticos en la decoración.

Puede ser traumático para el bebé que se haga un cambio radical de su habitación luego de que se ha adaptado al clima, el color y el ambiente que respira en su cuarto. Si comienzas a incorporar cambios decorativos asociados al crecimiento del niño, procura que sean graduales. Los cambios bruscos de color, por ejemplo, podrían alterarlo.

7. Decorar una habitación para bebés en función de los deseos de los padres.

No. No se trata de que papá tenga la habitación del equipo de fútbol de sus sueños que no tuvo en la niñez, ni de que mamá cree su especie de “castillo ideal” que no disfrutó en su infancia.

Aunque la voz de los padres tiene peso, trata de no imponerla a los bebés. Esto aplica mucho más a medida que van creciendo, pero no te obsesiones con un solo enfoque en el cuarto del bebé y trata de crear una atmósfera más genérica que progresivamente se pueda ir adaptando según lo que quiera el niño o niña.

En este punto hay que recordar que el peor error en la decoración de una habitación para bebés es que parezca una sala de estancia para adultos, solo por la idea de apegarse muy fervientemente a la “tendencia” del momento.

habitaciones de bebés
2018-03-26T02:38:38+00:00 Diseño y Tendencias|